Rally

Porque todos fuimos niños alguna vez

Hace 4 años

News image

Todos fuimos niños alguna vez, una verdadera época dorada, donde por las tardes disfrutábamos de caricaturas o películas (claro que después de terminar el bonito ejercicio después de clases llamada: la tarea) que daban vida a los héroes más valientes y las historias más fantásticas. En muchas ocasiones sucede que dentro de éstas aparece algún automóvil que se vuelve icónico debido a que la trama gira en torno a éste, que de algún modo, llega a ser el protagonista de la historia misma. Aprovechando el Día del Niño, te presentamos una selección de algunos de los automóviles más emblemáticos del cine y la televisión. 

  • El troncomóvil, de Los Picapiedra 

El Troncomóvil es el vehículo de la familia prehistórica favorita de todos. Las especificaciones técnicas de este auto son subjetivas, pues tanto sus caballos de fuerza como su sistema de frenado y autonomía, dependen enteramente de los pies de sus pasajeros. Piense en esto: en un mundo donde los dinosaurios todavía caminaban entre los humanos, Los Picapiedra, tenían un buen sedán con espacio para toda la familia.


  • El Ecto-1, de Los Cazafantasmas

Un auto fúnebre convertido en un coche de policía para los criminales muertos que han vuelto a la vida —o algo similar, era el concepto—. Los exterminadores de fantasmas oficiales de la ciudad de Nueva York necesitaban un vehículo lo suficientemente grande para llevar su equipo de rayos de protones y trampas. Todo lo reúne el Ecto-1, el Cadillac 1959, de los Cazafantasmas. Este icónico vehículo está equipado con todo lo necesario, como rieles para los equipos, detectores de ectoplasma, comunicación directa con la central de fantasmas (cuartel de Los Cazafantasmas) y una sirena que retumbaba en Nueva York aterrorizando a todo espectro y espíritu chocarrero.


  • La Máquina del Misterio, de Scooby-Doo

Simplemente la máxima representación del “Peace and Love”. La Máquina del Misterio es el vehículo sicodélico en el que Scooby, Shagy, Daphne, Velma y Fred, recorren Estados Unidos en busca de misterios y aventuras. Reconocida como la Van más popular del mundo animado, y por mucho, el sueño de todo chavito —y no tanto— de irse de la casa con los cuates y sobrevivir a una aventura llena de misterios.

  • El auto de los Simpsons 

Por mucho el emblema de los Simpsons, el emblemático coche rosa que conduce Homero desde 1989, aunque no es una marca real, ya que el creador de la serie, Matt Groening, quería evitar problemas futuros con las compañías automotrices, pero de acuerdo con la forma, el diseño nos recuerda a un Plymouth de los años ochenta y el frente de un Chevy Nova.

  

  • Rayo McQueen, de Cars

Un vehículo de carreras NASCAR antropomórfico con un serio problema de humildad y actitud; con toques de Dodge Viper y Corvette de Chevrolet, arrojados en el nombre de uno de los velocistas más famosos en pantalla, Steve McQueen. Rayo McQueen, ganador de la Copa Pistón en cuatro ocasiones que tuvo que trasladarse a Radiador Springs, donde encontró a sus mejores amigos. Una cinta que los niños disfrutaron con la historia, mientras los adultos se divertían tratando de identificar todos los modelos de autos que aparecieron en la cinta, ¿o estamos equivocados? Por cierto, la tercera entrega de esta animación está a punto de llegar en donde el piloto mexicano de NASCAR, Daniel Suarez, será inmortalizado, tal como lo fue Memo Rojas en la entrega anterior de la serie.



Por último, retomando el popular dicho: "Todos llevamos un niño dentro", les dejamos un modelo extra. El Canyonero, que tuvo su primera aparición en el episodio "The Last Temptation of Krusty", de la novena temporada de los Simpsons.



  Esperamos que este recuento los haya transportado a la mejor época de su niñez.