Rally

El futuro de Silverstone en la F1

Hace 2 años

News image

El final de la Segunda Guerra Mundial dejó a la Gran Bretaña sin importantes pistas de carreras, más bien, con una gran cantidad de aeródromos. Uno de éstos se situaba afuera de la aldea de Silverstone. La cercanía al centro de Inglaterra lo ubicó como el lugar ideal para traer de vuelta el automovilismo internacional a ese país. De esta manera, en 1948, el Royal Automobile Club (RAC) realizó un contrato de arrendamiento de un año con el Ministerio del Aire. Así demostraban el espíritu de optimismo y las posibilidades que caracterizaban a la posguerra. De esta manera, el 2 de octubre de 1948, unas 100.000 personas acudieron al circuito para ver cómo Luigi Villoresi vencía a 22 pilotos en su Maserati. Entonces comenzó la historia de Silverstone.

En su leyendas cabe destacar momentos como cuando el rey Jorge VI ayudó a celebrar el estatus de Gran Premio de Europa en la carrera de Silverstone. También la vez que la leyenda argentina Juan Manuel Fangio participó en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1954. Otro instante importante fue cuando Graham Hill paralizó a todos con su BRM a principios de 1960; también se hizo mítico el Lotus 33, de Jim Clark; Jackie Stewart ganó el Gran Premio de 1969 en un Matra; James Hunt logró una muy popular victoria en su McLaren-Ford M26 de Marlboro; Alain Prost recibió la bandera a cuadros en su primer Gran Premio de Gran Bretaña (y posteriormente igualaría el récord de Jim Clark de cinco victorias en el circuito); pilotos como Nelson Piquet, Nigel Mansell, el legendario Ayrton Senna, Damon Hill, Schumacher (quien se rompió una pierna ahí), Lewis Hamilton y otros hicieron leyenda en su pista.

Y ahora parece que está en duda la historia de Silverstone en la F1.

Las ofertas para el Gran Premio de F1 de Gran Bretaña se alejan de Silverstone. El mero mero de la F1, Bernie Ecclestone, ha dicho que dos circuitos han estado en contacto, aunque se ha sabido que ni Donington Park ni Rockingham Speedway están interesados en acoger al GP británico.

Como resultado, el futuro del Gran Premio británico sigue en duda. Los propietarios de Silverstone, el Racing Drivers Club (BRDC), desconoce si el circuito esté en pie después de 2019 debido al costo. Sin embargo, las alternativas no han prosperado y varios contendientes ya han sido descartados.

El presidente del BRDC, John Grant, le aclaró a sus socios el "riesgo potencialmente de ruina" de acoger la carrera, diciendo que tienen la opción de dejar su contrato, que se extiende hasta 2026, pero en tres años. Ecclestone confirmó que había una cláusula de ruptura, pero que estaba interesado en mantener las reuniones pero había sido contactado por otras pistas. El asunto es que Silverstone es el único circuito en el Reino Unido con la clasificación: grado uno, necesaria para albergar la F1 mientras que los lugares alternativos tienen dificultades técnicas y financieras.

Otros tres circuitos británicos tienen actualmente un estado de grado dos, por ello necesitarían un desarrollo considerable. Donington Park, que ganó el derecho a recibir el Gran Premio en 2008 pero tuvo que retirarse después de que no pudo reunir los 135 millones de libras esterlinas para su reurbanización, no ha tenido contacto con Ecclestone y no tiene interés en celebrar la carrera. El segundo circuito con calificación grado dos, Rockingham Speedway, fue igualmente tajante, con Peter Hardman, el director ejecutivo, diciendo que no se habían acercado a la Gestión de la Fórmula 1 y no tenía intención de hacerlo. El tercero, Brands Hatch, que co-organizó la carrera con Silverstone entre 1963 y 1986, forma parte del grupo Motorsport Vision (MSV), propiedad del padre de Jolyon Palmer, Jonathan, que lo ha desarrollado con éxito. MSV no ha comentado sobre sus planes futuros, ni si había estado en contacto con Ecclestone, pero cualquier oferta requeriría de mucho trabajo.

Cualquier pista restante aún tendría que pagar la cuota de carrera, estimada en 20 millones de dólares este año. El conflicto es que la Gestión de la Fórmula 1 construye una cláusula que aumenta el costo durante el contrato, uno que a pesar de las asistencias de más de 139,000 en los últimos dos años, hace que Silverstone considere retirarse.

La otra opción promovida, el Circuito de Gales, es un proyecto que se ha gestado desde 2011 y que todavía tiene que ser construido. Ofrece el potencial de alcanzar el estándar de Grado 1, pero dependería de que el proyecto avance con considerable rapidez, algo improbable luego de que el gobierno de Gales se negara a respaldar el proyecto el año pasado, aunque mantenga el diálogo con los organizadores.

Sin embargo, la amenaza de Silverstone de abandonar puede ser una treta e intento de renegociar su contrato, más desde que Liberty Media tomó posesión del deporte, acompañado de un compromiso que asegura que los circuitos clásicos permanecerán en el calendario y reducirán los costos.

Por su parte, el ex presidente de BRDC, Damon Hill, se ha unido a Jackie Stewart para pedir ayuda gubernamental. “Éste es un evento nacional muy querido, pero por alguna razón, siempre ha sido muy difícil conseguir fondos adicionales del gobierno”, dijo el campeón del mundo de 1996. “Ahora es el momento de mirar al Gran Premio de Gran Bretaña en el contexto de lo que está sucediendo en otros lugares y darse cuenta de que es una ventana para agitar nuestra bandera y señalar nuestro brillo en este campo”. No obstante, yo me pregunto si el modelo de negocios de la F1 no podría ser autosustentable… Más porque el evento en Silverstone ha sido enormemente popular ahora que el público en otros mercados tradicionales de carreras de motor, como Alemania, han caído.