Rally

Armadura de un campeón

Hace 5 años

News image

Se dice que la Fórmula 1 es un deporte en donde el glamour juega un papel importante. Muchas de las ocasiones nos preguntamos por la actual pareja de un piloto, su mascota en casa, el auto que maneja en el día a día -claro, cuando las vacaciones lo permitan- y obvio no puede faltar: ¿cuál es el sueldo de un piloto de este máximo circuito del automovilismo? Queremos adentrarnos más y poder descubrir capa por capa. ¿Cómo piensa Lewis Hamilton? O Sergio Pérez. Pues dejamos pasar un elemento importante: los cascos. Más allá de ser un elemento fundamental de protección, el casco de un piloto de la F1 muchas veces refleja su personalidad dentro y fuera de las pistas. Además de proteger la cabeza, que resulta vulnerable por estar expuestas a posibles colisiones, también cumple con la función aerodinámica del monoplaza, ya que su diseño trata de optimizarse. La F1 siempre tienen colores que los identifican. Basta mencionar el color rojo de Ferrari, que nos hace recordar a un Michael Schumacher en lo más alto del podio, o el color Gris de Mercedes, motivo de leyenda. Pero con los cascos de los pilotos no pasa lo mismo. Hay gran libertad de elegir los elementos -en ocasiones verdaderos misterios- que pueden lucir en la pista. El diseño del mismo se ha convertido en un ritual lleno de mística que la FIA ha querido preservar, permitiendo un sólo cambio del mismo durante la temporada. Un ejemplo es el casco del piloto británico Lewis Hamilton. Como tributo a su héroe Ayrton Senna, el casco lleva los colores de Brasil: verde, amarillo y azul, junto con tres estrellas que representan sus tres campeonatos.

No siempre este importante elemento era considerado parte del equipo de un piloto. Hay que trasladarnos un poco en la historia. Corrían los años 50, los cascos -si bien se le podían considerar así- en realidad eran unos gorros de tela o cuero, que más que proteger a la cabeza, cubrían el peinado de algunos coquetos pilotos. Posteriormente llegaban los primeros cascos de F1, hechos de cartón prensado, para dar paso al primer casco integral de fibra de vidrio. Fue en los 80 cuando se realizaron estudios aerodinámicos para producir unos cascos más eficientes y seguros, que ofrecieran menor resistencia al viento.

Mayor seguridad 

Vivimos una nueva era dentro del deporte motor y es verdad que los casco de los pilotos de Fórmula 1 tienen una tecnología total. Te dejamos algunos datos que quizá no tenías en cuenta:

  • Los cascos en nuestros tiempos llegan a pesar 2 kg y son fabricados con fibra de carbono, que protege a los pilotos de impactos aun a más de 300 km/h.
  • Están fabricados para resistir un peso de 35 toneladas sin deformarse al momento del impacto.
  • Calota: está conformada entre 80 y 120 telas de fibras de carbono, que componen cada una de las 18 capas que forman su estructura.
  • Visera: hecho de policarbonato de tres tipos, que impide que se empañe o se torne borrosa.
  • El auxilio de HANS, un sistema de seguridad sobre los hombros del piloto, que restringe el movimiento en los impactos, por ejemplo, el golpe de la cabeza hacia adelante o los movimientos laterales violentos.
  • Y por último un collar acústico, situado justamente a la mitad del casco, lo que permite proteger al piloto de los 100 decibeles de un motor que vibra a 19,000 rpm.

 

Repasamos la historia y te mostramos este video en donde muestra la evolución del casco de la Fórmula 1.